Le nouveau (Rudi Rosenberg / 2015 / Francia) Un poquito de todos

Le noveau

Por Martín Badell

   La pantalla local tiene el agrado de recibir una comedia -dramática, quizás- sobre las vicisitudes del chico nuevo de provincia que irrumpe en un secundario de París. Rudi Rosemberg, dirige y escribe un relato en el que no pasa nada más que lo que nos sucede o sucedió a todos: la adolescencia. Con una mirada pícara, divertida, tierna, el film registra las desventuras de un grupo de chicos que, llenos de inseguridades, se abren paso a esa tan ajetreada etapa de la vida.

   El pibe nuevo en el colegio. Los chicos populares y malcriados que “bullean a los débiles e incomprendidos. La prístina chica linda que siempre termina saliendo con otro. Las fiestas y salidas. La variedad de físicos, y las variaciones producto del inexorable cambio propio del abandono de la niñez. La falta de comunicación e incomprensión de los padres, y los amigos como lugar de refugio y consulta. Todos estos temas aparecen hábilmente hilvanados por este novel realizador, que obtuvo reconocimientos y menciones en diversos festivales y muestras, como nuestro Bafici 2016, San Sebastián o el IndieLisboa. El resultado es una historia que entretiene, pero que al mismo tiempo nos hace participes de la observación aguda y no menos emotiva que un adulto hace sobre el mundo que alguna vez fue el suyo.

   Sin referenciar cuestiones autobiográficas –el film se presenta íntegramente como una ficción-, es claro que su autor apela al sendero común de la identificación del espectador con el compendio de situaciones que atraviesan los protagonistas. Y es esto lo que llama la atención, y despierta risas y carcajadas: la capacidad del realizador para retratar de forma auténtica y espontánea el cambiante mundo del adolescente. Más aun, las imágenes nos permiten ver, y sobre todo entender que, si bien “son cosas de chicos”, para sus protagonistas -como para cualquier adolescente- se trata muchas veces de momentos de profundo dolor y desconcierto.

   Al mismo tiempo, el film emprende la tarea no siempre feliz de trabajar con actores-niños, labor que a más de un director le ha complicado la existencia. Esa habilidad para manejar al grupo constituye una de las claves para hacer que este film funcione. Las escenas se suceden con una espontaneidad y una naturalidad que sólo se ve alterada por cierta calidez desvergonzada. Es justamente esa combinación, sumado a un guión con diálogos precisos y creíbles, lo que le permite a Rosemberg presentar situaciones dramáticas del universo juvenil y que luego todo desemboque en el plano de la comedia.
Finalmente, esta ópera prima resulta un relato verosímil, tierno y fresco, que convence y emociona a su espectador. Es cierto que no se trata más que de una comedia juvenil, pero es ahí donde se ve la capacidad de un realizador para acercarnos una propuesta que aporta algo más.

También podría interesarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>