La lección ( Kristina Grosheva y Petar Valchanov / 2014 / Bulgaria-Grecia) Cortita y al pie

La lección

Por Martín Badell

   Nadezah es una profesora de inglés en un pequeño pueblo de Bulgaria. Pragmática, disciplinada, seria, formal, responsable; muchos son los adjetivos que le caben al personaje interpretado por Margita Gosheba. Pero la férrea tranquilidad de su monótono trabajo cambia cuando un robo tiene lugar en uno de sus cursos. Peor todavía es luego la sorpresa que experimenta cuando descubre que su enclenque marido malgastó el dinero de la hipoteca y que el banco los quiere desalojar. Así las cosas, la protagonista se verá forzada a conseguir una pequeña fortuna para conservar su casa, al tiempo que espera poder identificar al pequeño ladronzuelo aparecido recientemente en la clase.

   Kristina Grosheva y Petar Valchanov escriben y dirigen una historia simple, concisa y directa, que hace del dilema central de su heroína el eje que vertebra su relato. Con pocos recursos visuales, y no muchos más vaivenes en la trama, La lección (2014) o Urok, tal es su título en idioma original, hace del problema y su resolución –hace de la acción- el tema central de la narración. El resultado es un film que atrapa, ya que consigue rápidamente captar la atención del espectador al tiempo que lo sumerge en una espiral ascendente de tensión sin tregua. En poco más de hora y media, los realizadores construyen un relato casi universal, capaz de interpelar a un público adulto sin distinciones geográficas.

   El film no se vale de grandes artificios visuales, y esto es un acierto por parte de los realizadores, que recurren a una puesta en escena despojada y de escasos elementos en cuadro que llamen la atención. Es que la apuesta está hecha sobre las acciones desarrolladas a partir de la contradicción de la protagonista. La contundencia del relato se sustenta en la identificación del espectador con el problema de Nadezah, y esa identificación es construida a partir de una imagen que busca naturalidad y simplicidad, con escenas filmadas cámara en mano, y algunos planos estáticos con poca iluminación, o sólo con luz natural. Todo, a su vez, se ve reforzado por la ausencia de música de fondo, por momentos de silencio, o por ruidos incidentales de objetos o de espacios propios del desarrollo de esta sencilla historia.

   El trabajo de la actriz principal es notable en su intensidad contenida. Gran responsabilidad recae sobre el papel protagónico, que le pone el cuerpo a un drama que sólo en ocasiones se resquebraja con alguna humorada negra. La ausencia de largos diálogos, algunas expresiones faciales y los firmes movimientos de Gosheba, resultan elocuentes de lo que le pasa a esa profesora. Y esto no es menor, ya que el drama de la temperamental Nadezah comporta al mismo tiempo un dilema moral, que cuestiona su propio sistema de valores y creencias, y que será resuelto en un final no previsible.

   El film, coproducción búlgara-griega, que se estrena dos años más tarde de su realización, es un ejemplo de aquellos largometrajes que por su inusual éxito de crítica nos llegan a estas latitudes. Es que ha tenido buena acogida en su paso por festivales, con lauros obtenidos en varios certámenes europeos incluido San Sebastián. Ciertamente, la película no va a destrozar la taquilla. Es que no fue concebida a dichos fines. Ahora, eso no la hace menos interesante ni prometedora; más bien, es quizás esa pretensión –y la ausencia de otras, claro está- lo que hace de La lección una buena oportunidad para salir del cine movilizado en torno a un dilema, y no aturdido por los efectos visuales o sonoros más pomposos.

También podría interesarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>