India: Matri Bhumi (Roberto Rossellini / 1959 / Italia-Francia) Revelación de un mundo

India: Matri Bhumi (Roberto Rossellini / 1959 / Italia-Francia)

   A estas alturas, decir que Roberto Rossellini fue uno de los padres indiscutidos de la modernidad cinematográfica –entre muchas otras cosas- no es ningún descubrimiento, pero no deja de ser emocionante corroborar hasta qué punto. Film de viajes, documental etnográfico, ficción romántica, fábula con moraleja y mucho más, India: Matri Bhumi (mucho menos conocida y vista que el resto de las películas del ciclo Proyecto Rossellini, en la Sala Lugones), lo demuestra una vez más.
La película se abre en la superpoblada Bombay; la voz over que enmarca el relato nos sitúa, en un comienzo, más cerca del documental, pero pronto empieza a despegarse del registro para pasar a la poesía, en un tono que hoy podríamos asociar al cine-ensayo. Y migra de la ciudad al campo: la India es, para Rossellini, un torbellino en que el hombre y la naturaleza son concebidos como una unidad indisoluble.
El film está estructurado en cuatro episodios. En el primero, el eje está puesto en el vínculo entre elefantes y cuidadores, vínculo en el que, a partir de lo cotidiano, Rossellini hace palpable esa relación íntima con el mundo natural que atraviesa toda la película. El trabajo y el amor no parece ser aquí tan diferente para unos y otros, y de a poco Rosellini va abandonando a los animales para asomarse al nacimiento del amor de una joven pareja. El segundo episodio introduce con más fuerza el elemento histórico-social: un ingeniero y su familia se ven obligados a mudarse al compás de sus trabajos -y, en un marco más amplio, de la historia de la India-. Aquí, la relación con la naturaleza es más bien de dominación: el protagonista colaboró en la construcción del gigantesco embalse de Hirakud. Pero este poder no lo exime, como al río, de estar a merced de los hombres: el drama del desarraigo va de la mano con la explotación. La tercera historia es, también, la de la modernidad que todo lo arrasa: los protagonistas son un tigre herido y asustado en una selva invadida, y un hombre anciano que es testigo de lo que provoca la irrupción violenta en el territorio de la naturaleza. El cuarto episodio, el más emotivo, comienza con la muerte de un hombre en medio del desierto, muerte que obliga a su monito adiestrado a enfrentar la angustia de la libertad, una libertad tal vez imposible tras la domesticación.
La India de Rossellini es la de fines de los ’50, la India en disputa entre lo viejo y lo nuevo, entre Oriente y Occidente, entre modernidad y tradición, entre naturaleza y civilización. Y para retratar ese territorio de tensiones, Rossellini escoge, como decíamos, unas formas también en tensión. Rossellini supo construir como nadie esos momentos en que la ficción se abre al documental, y el documental se transfigura en ficción. Así, es imposible adscribir India: Matri Bhumi a uno o al otro, porque la película habita ambos territorios prácticamente al mismo tiempo, para descubrir en su interrelación una India que es y no es verdadera, que existió en el mundo pero que nació por primera vez en una pantalla y gracias a su película.

FICHA TÉCNICA
India: Matri Bhumi
Francia/Italia; 1959, 90′.
Dirección: Roberto Rossellini.
Fotografía: Aldo Tonti.
Montaje: Cesare Cavagna.
Música: Philippe Arthuys.

También podría interesarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>