Equilibrio

 Por Luciana Azul Calcagno

 En el medio de una ¿nueva?  polémica por el Nuevo Cine Argentino (qué pasa con  la "solemnidad" que tanto aburre a algunos críticos, véase http://www.elamante.com/index.php?option=com_content&task=view&id=783&Itemid=1  o, por el contrario, con   la "superficialidad" que tanto enoja a otros, de la cual Upa!, ganadora del último BAFICI, es un claro estandarte, véase http://lalectoraprovisoria.wordpress.com/2007/04/15/el-bafici-16/ ) llegó la esperada opera prima de Fogwill-Desalvo.

Las mantenidas sin sueños tuvo su negativo retenido en Francia durante dos años debido a problemas con sus productores franceses, y circuló con una única copia por cuanto festival de cine se les ocurra, cosechando una gran cantidad de premios (23 en total). La película fue elogiada ampliamente por la crítica mundial, y no tanto por la crítica nacional, que tal vez no supo (o no quiso) ver en este film la inteligencia y la sensibilidad con la que se sorprendieron los críticos extranjeros.

Las mantenidas sin sueños es una comedia dramática esencialmente femenina. No tiene  ni la solemnidad, ni la superficialidad. Tiene una justa mezcla de ambos.

 El film cuenta la historia de Florencia( Vera Fogwill), una madre drogadicta que vive "mantenida" afectivamente por su hija de nueve años (Eugenia, Lucia Snieg) y  la conflictiva relación que se establece entre ambas y también con la madre de Florencia (Sara, Mirta Busnelli) quien está terriblemente decepcionada con el rumbo que ha adquirido la vida de su  hija, una ex alumna del Colegio Nacional Buenos Aires, de la que sin duda esperaba cualquier cosa menos un presente plagado de deudas, abortos y cocaína.

Esta historia es perfectamente posible en la Argentina actual. Pero hay algo en el film, tal vez debido a la dirección de arte, a las actuaciones o a la resolución de algunas situaciones, que la acercan a lo bizarro y a lo kitsch, con lo cual la dramática historia, la "gris realidad", adquiere circulitos, estrellitas, cruces dibujadas con rouge y medias de colores diferentes.

La primera escena del film es terriblemente oscura: luego de un supuesto aborto Florencia se acerca a un edificio de lo más tenebroso y la iluminación y la música son acordes a esta situación: es el lugar donde se encuentra con su dealer. Luego de eso regresa a su casa, un poco más luminosa (a pesar de que le han cortado la luz) pero sin duda más colorida, más alegre y abarrotada de objetos de lo más diversos que van desde bolsas de cocaína hasta lápices de colores. La música ahora es Babasónicos, banda encargada de componer la banda de sonido, que con sus canciones entre alegres y nostálgicas encuentra el tono perfecto para musicalizar el film.

La escena más emocionante de la película, en la que Florencia tiene sus contracciones y está por dar a luz, es montada junto con aquella en la que Eugenia tiene sus primer dolor de ovarios y se convierte en mujer (físicamente, porque mentalmente lo ha sido durante todo el film). Estas escenas son de una gran sensibilidad y de una gran intimidad. Pero inmediatamente, como para evitar el llanto, Fogwill y Desalvo acompañan ambos sucesos con situaciones insólitas: la abuela a la que nunca vio intentará que Eugenia se ponga un tampón por primera vez, y Sara tratará de descifrar porque Florencia tuvo un hijo chino y judío.

Estas escenas expresan el contraste permanente en el que se maneja el film: situaciones trágicas o emocionantes son matizadas sutilmente, ya sea desde lo formal o desde líneas de diálogo que hacen más soportable, más llevadera, esta triste realidad. Las risas, las acotaciones patéticas, le quitan la solemnidad al asunto (le dan  un respiro)  pero sin olvidarse de la gravedad del mismo.

Oscilando entre la risa y el llanto, Las mantenidas sin sueños logra el equilibrio que parece estar faltándole a buena parte del cine argentino








Ficha técnica:
Las mantenidas sin sueños
Argentina, 97', 2005
Dirección: Verga Fogwill- Martín Desalvo
Guión: Vera Fogwill
Director de Fotografía: Nicolás Trovato
Montaje: Rosario Suárez
Dirección de Arte: Daniela Podcaminsky
Música Original: Babasónicos
Intérpretes: Lucía Snieg, Vera Fogwill, Mirta Busnelli, Edda Díaz, Mía Maestro, Elsa Berenguer, Julián Krakov, Gastón Pauls
Productor Ejecutivo: Axel Pauls
Productores: I. N. C. A. A. / Vera Fogwill / Stefan Schmitz Co-Productores / Avalon Productions S. L.(España) / Hubert Bals Fund (Holanda) Con la participación de / Fonds Sud Cinéma (Francia) Productores Asociados / Pascual Condito / María Zamora / El Puente Producciones