31º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata: Los Ofendidos (Marcela Zamora/2016/El Salvador/México) Por Jorge Cappelloni

“Míralos sin camisa, arrastrados,
echando sangre, con capucha, reventados…
vos los representás a ellos, ellos delegaron
en vos. Los que murieron”

Ernesto Cardenal
“Pensá en los que murieron”

   No resulta casual que el documental Los Ofendidos, de la cineasta Marcela Zamora, se abra con la cita de Ernesto Cardenal que obra como un mandato y herencia indelegable en el deber de documentar y dar voz a los que la han perdido, a los imposibilitados, víctimas de la desaparición forzada o asesinados, y se cierre con la lectura del Poema de Amor de Roque Dalton, que radiografía la lucha del pueblo salvadoreño.

   Y la directora recoge como propio este legado para adentrarse en el doloroso meandro de su historia personal a través del testimonio de su padre en confronte con parte de la dolorosa historia de El Salvador, abordando el complejo tema de la tortura y los torturados ocurrido durante aproximadamente los doce años (1980-1992) que durara la sangrienta guerra civil.

   A diferencia de algunos de sus anteriores largometrajes -María en Tierra de Nadie (2010), El Cuarto de los Huesos (2015)-, la directora pone su propia voz y su cuerpo en cuadro, para contar en 85 minutos un viaje íntimo, personal, desgarrador y doloroso al corazón de los recuerdos, aquellos que se preservaron en la memoria de su padre y que recobrados le dan sentido a la historia personal, familiar y colectiva.

   Es que su padre, Rubén Zamora, un reconocido político de izquierda de El Salvador, fue capturado y torturado durante 33 días por la Policía Nacional y luego liberado por el gobierno con la condición del exilio. Esta historia, que permaneció suspendida por años en su memoria pero jamás fue contada en el seno familiar, es el punto de partida del entramado personal, social y político donde la realizadora se interna y recupera para sí y para el espectador tanto aquellos hechos sufridos por su padre en esos años como la posibilidad de reconstruir e interpretar a través de ese tramo de su propia historia filial, esa otra historia incomprensible, la que abarca los hechos más aberrantes y crímenes de lesa humanidad cometidos durante la guerra civil salvadoreña.

   El documental cuenta con abundante material de archivo que permite contextualizar parte de ese capítulo oscuro en la historia del país centroamericano, y aporta los desgarradores testimonios de otros torturados (Nerys Castillo, Miguel Montenegro, Juan Romagoza) y el hallazgo de un torturador que, cubierto su rostro, acepta hablar de lo sucedido. Esta multiplicidad de testimonios no hace más que exponer todo el horror y la crueldad vividos, volviendo visibles esos espacios donde tuvieran lugar tanto sufrimiento y tortura. Es la propia voz de esos testigos y sobrevivientes la que da cuenta de otras miles de voces asesinadas, acalladas y desaparecidas.

   La directora Marcela Zamora entiende que no solo aquello que le permita develar el testimonio de su propio padre echa luz en parte de su historia familiar atravesada por recuerdos de ausencias infantiles, viajes o exilio político, sino que le permite rescatar del olvido las heridas de un período complejo y trágico de la historia de su país.

Jorge Cappelloni

También podría interesarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>