18º BAFICI 2016: John From (João Nicolau / 2015 / Portugal-Francia)

John From

   No hay BAFICI que no traiga una coming of age entrañable, y aunque este año el festival les dedicó toda una sección (“Hacerse grande”), la mejor de todas, no nos cabe duda, está por fuera, en medio de la Competencia Internacional, y es John From. Pero John From es mucho más que eso: es -nos atrevemos a arriesgar- una de las grandes películas de esta edición. Su director, João Nicolau es parte de O Som e a Fúria, productora que ha incubado varias de las películas portuguesas más interesantes de los últimos años -cuya cara más visible es Miguel Gomes-, y su debut en el largometraje, A espada e a rosa (2010), pasó por el BAFICI hace años despertando amores y odios, y dando muestras de una creatividad innegable. En John From, su segunda película, Nicolau retrata como nadie el deseo adolescente en una de sus vertientes más reconocibles: el amor platónico. Rita, en plena monotonía veraniega, queda fascinada con su vecino Filipe, un fotógrafo cuarentón, luego de ver su exposición sobre la Melanesia en un centro comunitario barrial. Esa atracción creciente -absurda e inmotivada, genuina e incontenible como solo puede serlo a los quince años- será el eje del relato. El amor es metonímico; el deseo, imposible de concretar, circula y se desplaza, y así, aunque Rita sólo puede relacionarse con Filipe a la distancia, se deja habitar por su pasión por la Melanesia y sus misterios; los hace suyos, los convierte en su universo, y la película la acompaña en esa posesión.

   Nicolau no sólo tiene una inmensa habilidad para capturar y dejar crecer en el interior de su película tanto ese sentimiento fantástico como las particularidades de la vida adolescente, sino que se esfuerza por darle una forma específicamente cinematográfica a ese mundo hecho de obsesiones, de rituales, de palabras clave, de códigos compartidos; a esa época en el que unas pocas cuadras pueden conformar el universo. John From comienza como un retrato -bastante- realista, pero pronto iremos percibiendo que detrás de esa apacible superficie hay algo -mucho- más. De a poquito ese espejismo se irá resquebrajando y desplazando, arrastrado por la pasión de Rita, para dar lugar a otras formas y estallar en mil colores. El amor adolescente merecía una película como esta: John From no es ni más ni menos que una apuesta a favor de los poderes liberadores de la fantasía; en la vida, sí, pero también y sobre todo en el cine.

Este texro fue publicado, en una versión más breve, por la revista Haciendo cine

También podría interesarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>