18º BAFICI 2016: El viento sabe que vuelvo a casa (José Luis Torres Leiva / 2016 / Chile)

  El viento sabe que vuelvo a casa   No debe haber muchas películas en este BAFICI tan amorosas como El viento sabe que vuelvo a casa. Con la excusa de una futura película de ficción -presumiblemente inexistente- sobre un amor prohibido, el cineasta Ignacio Agüero recorre la islita de Meulín, en el archipiélago de Chiloé, buscando pistas sobre la historia, intérpretes para sus personajes y reconociendo el terreno, pero sobre todo escuchando. Escuchando como nadie a los pobladores de la isla, que nunca han oído hablar de esa supuesta leyenda de amor local, pero que, gracias a esa ficción,  abren las puertas a través de sus testimonios a un universo más fascinante, incluso, donde ese drama podría haber tenido lugar perfectamente. A través de este dispositivo ficticio, Agüero y Torres Leiva -El viento sabe que vuelvo a casa es, también, un diálogo invisible entre dos cineastas, uno delante y otro detrás de la cámara- logran que el mundo se descubra ante nosotros como no podría haberlo hecho de otra manera, y nos recuerdan que el cine puede tener algo (mucho) de revelación.

   Encontrando ecos entre su ficción y las realidades que se van mostrando a su paso, El viento sabe que vuelvo a casa devela una comunidad y un territorio, un entramado de vínculos y conflictos sociales e históricos y unas vidas inevitablemente marcadas por ese emplazamiento. La isla se convierte en un personaje más, intimidante y misterioso; un universo cerrado sobre sí mismo, estructurado con la fuerza de los mitos, en el que la geografía se hace eco de enfrentamientos que llevan siglos y que recién ahora parecen estar calmándose.

   Pero no hay nada que maraville tanto en esta película como -volviendo al principio- el afectuoso respeto y la escucha atenta que los cineastas brindan a las personas que la habitan. El viento sabe que vulevo a casa es el testimonio de una de las posibilidades más ricas, más simples y a la vez más complejas y difíciles de lograr que brinda el cine: el encuentro, de otro modo imposible, entre dos sujetos, de uno y otro lado de la cámara.

También podría interesarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>