17º BAFICI|Panorama: Vergüenza y respeto (Tomás Lipgot / 2015 / Argentina)

vergüenza

Por Griselda Soriano

Ser gitano no es fácil. “Es más fácil decirlo que serlo” dice uno de los protagonistas de Vergüenza y respeto. Ser gitano no es fácil, y para un payo (es decir, para un no-gitano) tampoco es fácil entender qué es lo que eso implica; el prejuicio, ya se sabe, nunca permite ver con claridad. A contramano de esos prejuicios es que se construye Vergüenza y respeto, un sobrio documental que se detiene a observar (nunca a juzgar) la cotidianeidad de una familia gitana del conurbano bonaerense. Los Campos abren las puertas de su hogar (esas que, como dicen una y otra vez, conforman una clara frontera entre el adentro y el afuera) y con ello también las de una tradición milenaria, obligada hoy a acoplarse al mundo contemporáneo.

Una cosa está clara: ser gitano es, hoy y siempre, ser el portador de un universo complejo, de una identidad que encuentra en la familia su unidad y su fuerza, en la honra su brújula, y en la música su corazón. Tanto que, atravesado por cantes, guitarras, palmas y cajones flamencos, Vergüenza y respeto es, en el fondo, un musical encubierto.

También podría interesarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>